El portal de la Sierra de Cádiz en internet

Entregadas en la Universidad de Granada las primeras 100 muestras de ADN de represaliados de la Sierra

Villamartín, Espera y Arcos fueron las primeras escalas del proyecto ADN, promovido por la Diputación de Cádiz para identificar los restos de personas represaliadas tras el golpe de Estado desencadenante de la Guerra española de 1936. En las tres localidades citadas se tomaron muestras de saliva a descendientes de desaparecidos que fueron víctimas de ejecuciones consumadas tras la sublevación militar. La Sociedad de Ciencias Aranzadi lleva a cabo esta recopilación de muestras biológicas, su custodia y entrega al Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada. Y este último paso acaba de resolverse: la transferencia de las cien primeras muestras obtenidas. El historiador y arqueólogo Jesús Román y el antropólogo forense Juan Manuel Guijo las han entregado al equipo del laboratorio granadino que dirige el catedrático José Antonio Lorente, según informó la Diputación de Cádiz el 19 de julio de 2022.

Entrega de muestras en el laboratorio de Granada.
Entrega de muestras en el laboratorio de Granada.

En esta primera recopilación también se han incorporado muestras procedentes de otras provincias españolas, e incluso otros países, que se interesaron en participar en este proceso y a los que se les envió el kit necesario. Las campañas en Villamartín, Espera y Arcos permitieron además recabar muestras de poblaciones limítrofes; por ejemplo, a Villamartín acudieron familiares de cinco personas asesinadas cuyos restos, según los testimonios orales, fueron sepultados en la fosa de Benamahoma; en esta localidad del municipio de Grazalema fueron exhumadas todas las fosas y el estudio genético de los fragmentos enviados a la Universidad de Granada ya está en curso.
La originalidad de la propuesta de Diputación radica en invertir el orden que hasta ahora se cumplía en los proyectos de búsqueda de represaliados. Hasta hace poco tiempo, las muestras de saliva –de las que se obtienen células epiteliales- se recogían una vez que se hallaban las fosas; con el proyecto ADN, este paso se practica aunque los enterramientos aún no se hayan localizado. Se gana tiempo, de vital importancia a tenor de la avanzada edad de los parientes más directos de los represaliados y cuyas muestras son más fiables en el cotejo biológico.
Los municipios interesados en sumarse a esta iniciativa pueden adherirse a través del teléfono 956 240 190 o en el correo: memoriahistoricaydemocratica@dipucadiz.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad