La edad no es excusa
Editorial Tréveris pone en marcha ATENEO Formación con una oferta formativa dirigida a mayores y jóvenes que desean afrontar y superar nuevos retos:
  • Curso de refuerzo (enseñanza media)
  • Cursos de acceso a Universidad para mayores de 25 y 45 años
Síganos en Facebook
Publicidad
Seguridad en la Sierra
Seguridad por radio en la montaña.
Publicado en Benaocaz, Sierra

La revista digital CaoCultura celebra su primer aniversario en Benaocaz

La directora y colaboradores de CaoCultura.

La directora y colaboradores de CaoCultura.

Texto: Pedro Bohórquez Gutiérrez
Fotos: Ana Torres Sueiro

La celebración del primer año de presencia en la Red de la revista CaoCultura –surgida a comienzos de marzo del 2015 bajo la dirección de la periodista y escritora María de los Ángeles Robles– reunió a algunos de sus más destacados colaboradores y a un público de la zona, en el teatro Aznalmara de Benaocaz. En un ambiente de calidez y de cercanía entre protagonistas y público asistente, al que contribuyeron la voz de Teresa Discoli y la guitarra de Juan Carlos Blanco, se hizo balance de un recorrido tras el que CaoCultura se presenta como una publicación con una base sólida y con voluntad de perdurar en el tiempo, aportando unas voces y un planteamiento originales a la prensa cultural de la provincia, en la que paso a paso se va abriendo un sitio señero.

Teresa Discoli y Juan Carlos Blanco.

Teresa Discoli y Juan Carlos Blanco.


La elección de este pueblo, de los más pequeños de la Sierra de Cádiz, no ha sido fruto del capricho. Tras la breve intervención del alcalde de Benaocaz, Juan Carlos Blanco, cuyo Ayuntamiento ha colaborado en la realización del evento, y que dio las gracias por esta elección, María de los Ángeles Robles, coordinadora y alma de la revista, explicó el porqué de la celebración allí del primer año de CaoCultura. Benaocaz, elegida para el descanso por la coordinadora de la revista hace unos años, es para ella el “lugar de la felicidad”, apto para el trabajo gustoso y el encuentro con los amigos. El monte Cao sobre cuyas estribaciones se asienta Benaocaz, con sus 1.456 metros sobre el nivel del mar, brinda también su nombre a la publicación, con su resonancia de fuerza y potencia.
María de los Ángeles describió la revista como “espacio de libertad”, en el que la cultura se aborda desde muchos puntos de vista, y afirmó dirigirse a un público “no elitista, pero sí que busque otras maneras de abordar la labor periodística” no mediatizada por intereses ajenos a la misión del oficio. La periodista gaditana no ocultó su satisfacción por el resultado: “poco a poco nos vamos haciendo un hueco en el mundo de los medios culturales digitales”, dijo. Se cumple así el propósito con que fue concebido el proyecto en su tiempo de gestación, “algo que perdurara y que fuera firme”. En este proceso, María de los Ángeles agradeció la ayuda decisiva de otro de los colaboradores, Iñigo Blanco Alegre, quien en su intervención se remontó a ese periodo en que había que dar forma a la idea.
A continuación, como maestra de ceremonias, María de los Ángeles fue dando paso a algunos de los responsables presentes de las principales sesiones de la revista, cuyas intervenciones –más o menos espontáneas– se fueron alternando en una primera parte del acto con la actuación de Teresa Discoli, cantante neoyorkina afincada en Cádiz desde hace unos años, y Juan Carlos Blanco, que desgranaron para deleite de los asistentes un amplio repertorio de estándares jazzísticos de los años cincuenta y sesenta.
Actúa, Conecta, Escucha, Lee, Mira, Recupera, Reflexiona, Saborea e Imagina son las secciones en las que se distribuye el contenido de la revista, que cuenta con un diseño atractivo y elegante, propiciador de una lectura agradable.
Antonio Serrano Cueto, profesor de la Universidad de Cádiz y escritor, habló de la sección Lee, donde se compagina la reseña y la recomendación de libros con la creación. Lee, donde tienen cabida personas y libros, además de contener entrevistas, atiende con preferencia una producción editorial de calidad y a unos autores cuyos títulos no están normalmente visibles en las mesas de novedades de los circuitos comerciales más convencionales. La creación está representada por una novela por entregas, “CriSSis”, a cargo de escritor Rafael Marín con ilustraciones de otro colaborador de lujo, el pintor y dibujante Manuel Martín Morgado. “CriSSis” aspira a ser un reflejo de la situación actual, pero enfocada “desde un punto vista extremo y gamberro”. La coordinadora de CaoCultura elogió el “trazo rápido, preciso y lleno de inteligencia de Manuel Martín Morgado” y consideró que, sin la aportación del dibujante, “Crisis” no sería lo que es, ya que narrador y pintor “han conseguido un trabajo creativo de ida y vuelta, interesantísimo”.
Serrano resaltó “el entusiasmo, el tesón y la exquisitez” con que sale a luz la revista, a la que se refirió como a un “niño aún muy pequeño, pero que ya corre” y en la que la creación fluye “constante, múltiple e interrelacionada”.
Actúa engloba todo lo relativo al teatro y al cine, con críticas, entrevistas y reportajes. De esta sección destacó Revisiones. Bajo este marbete, otro colaborador, José Manuel Benítez Ariza, escritor de variados registros y acreditado y solvente crítico de cine (con varios libros publicados sobre esta materia) saca a la luz el trabajo creador que clásicos y olvidados de la historia del séptimo arte han ido sumando desde sus orígenes hasta tiempos más recientes. La coordinadora de CaoCultura definió contundente a Benítez Ariza: “más que cinéfilo, es un cinéfago” que cuando aborda una filmografía la “agota” en un trabajo concienzudo. JMBA más que crítico es un escritor que escribe sobre cine, y que lo hace con absoluta independencia y con la perspectiva y el contraste que le brindan el tiempo y su enorme erudición. El resultado son pequeños ensayos donde el dato bien traído y la voluntad de estilo se alían con la reflexión inteligente.
Conecta es una sección a cargo de Lucia Benítez Izaguirre donde las nuevas tecnologías son abordadas con espíritu crítico, como herramientas al servicio de la comunidad humana y no al revés, en un tono adecuado a la finalidad divulgativa que preside dicha sección.
Un físico, Iñigo Blanco Alegre, y un químico, Manuel Ruiz. Torres, son los encargados de la sección Saborea, dedicada a la gastronomía, un campo en el que al decir de este último “se pueden concentrar más visiones distintas”. En ella se ha querido hacer algo distinto a lo habitual. El centro de gravedad típico de la literatura gastronómica se ha desplazado en la manera de abordar la materia en estos dos autores “de la comida a la vida alrededor de la comida”: escribir de comida es, para ellos de esta sección, hacerlo de historia, de ciencia, de arte, de la memoria, en general. MRT además de escribir sobre gastronomía es un notable autor, con una obra amplia, que abarca narración y poesía.
Recupera es una sección dedicada a “esa cultura no escrita que forma parte de nuestra vida y nuestra tradición”, pues CaoCultura ha querido dar cabida en sus páginas no solo al patrimonio arqueológico e histórico, sino a ese “patrimonio de lo intangible”. De este habló María Jesús Ruiz, filóloga y profesora de la Universidad de Cádiz, que publica unos artículos “frescos, originales, desde la pasión y la libertad”. En palabras de esta colaboradora, especialista en literatura de tradición oral, al escribir sobre esta materia y sus alrededores, a su vez lo hace “sobre la vida, el amor y la muerte, de dónde venimos y adónde vamos”.
La coordinadora de CaoCultura habló, finalmente, de otras secciones Escucha, a cargo de Salvador Catalán, y Mira, centrada en las artes plásticas y en la que colabora entre otros, Paco Cano, experto en arte contemporáneo y crítico “comprometido, directo y valiente”.
El colofón del acto, o su segunda mitad, para ser precisos, estuvo por entero a cargo Teresa Discoli y Juan Carlos Blanco, voz y guitarra, que revivieron y recrearon en directo una serie de estándares jazzístico, con una dignidad, originalidad y solvencia a la altura de la fama de los mismos.

Los comentarios están cerrados.