La edad no es excusa
Editorial Tréveris pone en marcha ATENEO Formación con una oferta formativa dirigida a mayores y jóvenes que desean afrontar y superar nuevos retos:
  • Curso de refuerzo (enseñanza media)
  • Cursos de acceso a Universidad para mayores de 25 y 45 años
Síganos en Facebook
Publicidad
Seguridad en la Sierra
Seguridad por radio en la montaña.

Archivo de enero de 2020

Publicado en Sierra, Torre Alháquime

Las mujeres de Torre Alháquime y Castellar, las primeras gaditanas que ejercieron su derecho al voto, en las elecciones locales parciales de 1933

Recorte del periódico La Luz sobre las elecciones municipales parciales celebradas el 23 de abril de 1933.

Recorte del periódico Luz sobre las elecciones municipales parciales celebradas el 23 de abril de 1933.

Texto: Manuel Almisas Albéndiz

Ahora que el próximo 12 de enero de 2020 se celebrará en Cádiz la conmemoración del Primer Centenario del inicio de la lucha sufragista en el estado español, con el imprescindible reconocimiento a las pioneras de este movimiento, las hermanas gaditanas Amalia y Ana Carvia Bernal, parece necesario recordar también a las primeras mujeres de la provincia de Cádiz que culminaron ese largo proceso, ejerciendo por primera vez su derecho al voto.
Mucho se ha hablado del 19 de noviembre de 1933 como fecha de las primeras elecciones en las que la mujeres españolas lograron ejercer de ciudadanas de pleno derecho pudiendo votar a sus representantes políticos. Pero eso no es del todo cierto. Es verdad que fueron las primeras elecciones generales tras la aprobación de la Constitución republicana el 9 de diciembre de 1931, pero también lo es que hubo mujeres en muchos puntos del estado español que estrenaron su carné de ciudadanía unos meses antes.
La Segunda República se proclamó el 14 de abril de 1931 a consecuencia del respaldo mayoritario que consiguieron las candidaturas de unidad republicana (Conjunción Republicano-Socialista) en las elecciones municipales del domingo 12 de abril (1). Habían ganado en 41 capitales de provincia, incluida las grandes capitales como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Sevilla, pero se daba la circunstancia de que en algunas capitales como Cádiz, Ávila o Lugo y en muchos pueblos de zonas rurales donde imperaba aún el caciquismo, las candidaturas monárquicas consiguieron la mayoría para conformar gobiernos locales. También se dio el caso de muchos municipios pequeños donde, conforme al artículo 29 de la Ley electoral de 1907 con la que se convocaron los comicios, al no haber concurrido más de una candidatura, se convirtieron automáticamente en concejales electos y no se celebraron siquiera las elecciones. Aunque se anularon posteriormente y se nombraron Gestoras, en algunos casos ni siquiera ocurrió así. Este artículo 29 favoreció claramente a las listas monárquicas proporcionándoles en todo el estado español más de 14.000 concejales, frente a los 1.800 de las listas republicanas.

Leer el resto de esta entrada »